Blog

Si quieres ampliar la información sobre mi trabajo, lee atentamente mi blog

Amparo

 

16.12.2015
Amparo
Ningún comentario
Los amigos ¡Es importante comprender la importancia de tener y poder contar con nuestro grupo de amigos!  No es lo más importante que éste - nuestro grupo de gente querida y de confianza - sea reducido o amplio. No se trata de cantidades, sino de la calidad de los amigos, de sentirnos rodeados por personas sanas, capaces de comprender, de escuchar y ser escuchados. Será con ellos con los que compartiremos los momentos alegres o bien aquellas situaciones delicadas en que necesitamos palabras de aliento.  Todos, o casi todos, hemos contado - en mayor o menor medida - con estos entornos de encuentros y abrazos desde que fuimos muy jóvenes; incluso, algunos amigos entrañables fueron quedando en el camino por distintas circunstancias, mientras otros permanecen en nuestra cotidianidad brindándonos su presencia siempre reconfortante. Por tal razón, es muy cierto aquello que tantas veces hemos escuchado, en el sentido de que, además de nuestra familia biológica, los amigos se conviertan en una familia aparte, nuestra, en aquellas personas que NOSOTROS elegimos, aceptamos y deseamos mantener, cuidar y sostener. Ahora bien: los amigos están, se encuentran allí afuera, por lo que debemos hacer el "esfuerzo" de buscarlos.  La construcción de las amistades requiere de una actitud positiva de nuestra parte, saliendo al mundo exterior, "buscándolos", relacionándonos con "nuevos paisajes". Sí, no lo dudes: se trata de una batalla personal la actitud de "salir al mundo", por lo que necesitamos toda nuestra mejor predisposición para lograr la recreación de las amistades. Se trata de ser valientes, creer en nosotros mismos, crecer. Vivimos en un mundo difícil, complejo de descifrar. De allí esta necesitad tan humana de armar vínculos de amistad, sostenedores, a fin de compartir nuestras inquietudes y alegrías.  Salir, integrarnos, movernos, despojarnos de la quietud y los miedos, compartir, mostrarnos tal como somos, romper las barreras de los pre-juicios, intercambiar vivencias de la forma más natural posible, sacarnos el temor de ser juzgados, no ocultarnos detrás de disfraces que ya conocemos de memoria, ser nosotros, todas estas cosas, son fundamentales para poder armar y sostener en el tiempo nuestro grupo de amistades.   Ya luego, una vez dado los primeros pasos, después de consolidar nuestro grupo de amigos, muy naturalmente podremos distinguir con claridad aquellos amigos verdaderos, incondicionales, de aquellos otros "buenos y muy buenos conocidos". Tal vez, es el mix de ambas "categorías" también muy positivo, ya que aprendemos a saber distinguir, dar nuestro espacio y nuestras energías conociendo los entornos y las posibilidades concretas con las que contamos con tales o cuales personas.  Por eso, no te desanimes, no te quedes quieto, sal, disponte a re-comenzar una vida nueva, haz el esfuerzo hasta que, el día menos pensado, sentirás que - finalmente - has logrado conseguir lo que deseabas: tener tu grupo de amigos, de confianza, aquel de los abrazos sinceros y tan necesarios.  ¡Tú puedes, sólo es cuestión de lanzarte a la vida! Hazlo, y si lo deseas luego me cuentas la experiencia. ¡Suerte!
26.11.2015
Amparo
Ningún comentario
El color de las piedras ¿Te has detenido a sentir la belleza y la fuerza que tienen ciertas piedras?   Hoy quiero referirme a piedras específicas de dos colores: las verdes y las azules.  Las piedras verdes nos activan, nos ponen en movimiento, nos dan ganas de salir al encuentro con la vida, vincularnos, mientras las de color azul son beneficiosas para conseguir comunicarnos de manera más relajada y auténtica. De un color o de otro, podemos utilizar las piedras de diferentes maneras, ya sea como colgantes, pulseras,  etcétera.  Y existen también otras alternativas para relacionarnos con la energía que nos brindan las piedras. Si elegimos las de color verde, te recomiendo guardar una piedra pequeña en uno de tus bolsillos o bien en tu bolso. Ponlas allí y dí: "movimiento en mi vida, sí, sí, sí, movimiento en mi vida".  Cada piedra y su color tienen su particularidad. Por lo general, depende de dónde provenga cada una de ellas para poder advertir su energía singular y, sobre todo, su nivel de intensidad. En tal sentido, ya es bien sabido que, a nivel de sensaciones, ciertas piedras de algunos lugares históricos y/o milenarios, cargan una alta energía positiva. En cuanto a las piedras de color azul, te sugiero que, en la botella de agua mineral que cargas a lo largo del día, introduzcas una de este color, previamente limpiarla con sal. El agua limpia, sana, en contacto con la fuerza energética de esta piedra azul te ayudará para vincularte y poder comunicarte más relajadamente con tu entorno social, sea este reducido o amplio. Este tipo de ejercicios con las piedras es conveniente que lo realices durante 20 días seguidos, a fin de lograr el efecto deseado.  Eso sí, debes acompañar todas estas alternativas en un contexto de movimiento en tu vida, pues de poco serviría buscar la energía de estas piedras si a tu vida la sigues sosteniendo en la quietud. Las energía de las piedras - o de cualquier otro objeto alternativo - por sí solas no pueden ayudarte. Más bien, diría que la energía de las piedras también necesitan de ti. Por eso, si te encuentras realizando el ejercicio con la piedra color verde, es importante que procures salir más, poner tu vida cotidiana en movimiento. Es decir: debemos realizar el trabajo a nivel físico (movimiento exterior) y energético (el trabajo con la piedra verde).  Según mi apreciación, si sólo trabajas con la piedra verde sin realizar este movimiento hacia el afuera, el intento sólo tendrá un cincuenta por ciento del beneficio total que podrías obtener. De igual forma, si eliges la piedra azul, necesitas moverte y relacionarte, mientras bebes el agua con la carga energética de dicha piedra. En definitiva: toda energía debe estar combinada con movimientos hacia la inmensa variedad de posibilidades que nos ofrece la vida para nuestro beneficio personal.  ¡Prueba desde hoy el poder energético de las piedras! 
21.11.2015
Amparo
Ningún comentario
La magia de las velas ¡Las velas, con su luz suave, serena, nos ayudan en tantos momentos! Ellas son un recurso sencillo, pero muy eficiente, para poder expulsar de nuestro cuerpo - en distintos momentos - aquellas sensaciones de dificultad o cierto abatimiento, y a la vez nos ayudan para volver más fuertes los deseos de atraer aquello que estamos necesitando en una instancia particular de nuestras vidas.  Veamos algunos sencillos consejos relacionados con la utilización de las velas y ciertas particularidades sobre ellas:   Si te encuentras atravesando un momento de tensión, tal vez abrumado por un sin fin de preocupaciones, bien, en este caso te sugiero que coloques en un lugar de tu hogar, tal vez el salón comedor o tu dormitorio, una vela aromática de canela y, sobre la misma, escribe la palabra "relax". Puedes ponerla todas las noches cuando llegas del trabajo.  El aroma de la canela es apropiado para bajar los niveles de estrés, dejando que tu mente se sienta más aliviada, tranquila, alejando aquellos pensamientos que durante todo el día te han tenido atrapado en un mar de cuestiones tensionantes. Puedes probar con esta alternativa durante 10 días continuados y, pasado este lapso, pon una vela color verde claro por la mañana, cuando despiertes, mientras desayunas. Este color sutil animará tus mañanas y te activará el ritmo energético para todas las actividades que tienes planificadas. Te recomiendo, también, que coloques en un lugar elegido de tu casa un "fondo de velas" para ser utilizado en algún momento de la semana. Ten siempre a mano velas negras, blancas y marrones, ya que todas ellas cumplen una función específica y revitalizante.  Las velas negras son muy efectivas para sacar de tu cuerpo y tu mente estados en los que sientes que tu equilibrio emocional se encuentra alterado, inestable, confuso. Por su parte, las velas blancas, te ayudarán sobremanera para "cargar" nuevas energías, tanto a ti como al espacio que habitas. Mientras que las velas de color marrón tienen la cualidad de brindarnos un estado de tranquilidad, despojándonos del comprensible estrés que podemos tener acumulado luego de toda una jornada de ocupaciones.  ¡Disfruta de la luz, el aroma y el color de las velas! Ellas siempre te acompañan, silenciosas, sin pedirte nada a cambio. ¡Disfruta sus energías! Pruébalo!
13.11.2015
Amparo
Ningún comentario
Armoniza tu hogar ¡Qué bien que se está en casa cuando huele a esencias! En lo personal, me agradan mucho toda la variedad de esencias florales, de cítricos y de árboles. Por eso, cada día tengo por costumbre - cuando estoy en un momento de descanso - preparar mis esencias preferidas, y como conozco las propiedades de cada uno de estos aceites esenciales - que coloco en un difusor de esencias -, esto me permite elegir una de ellas de acuerdo a mis necesidades de cada jornada.  Hoy, por ejemplo, me he decidido por poner aromas de romero y menta. El romero ayuda mucho en esos días en los que necesitamos tener nuestra mente despejada, libre, mientras que la menta nos brinda la posibilidad de mantenernos concentrados pero serenos, concretos en una determinada tarea.  Al sentir los suaves aromas que impregnan nuestro ambiente, esto nos favorece para descansar de manera más armoniosa y, luego, sentirnos con más energías para salir al ruedo de la vida cotidiana. Por supuesto, además de nuestra habitación, mantener un buen aroma en el salón comedor u otros espacios de la casa, son siempre alternativas beneficiosas. Si desconoces las distintas propiedades de cada uno de los aromas esenciales, te recomiendo que elijas uno, el que más te llame la atención, que vayas probando, alternando, a fin de encontrar aquel que sientes que torna tu vida más agradable.   Utiliza alguno de ellos en tu dormitorio, para mantenerlo fresco, limpio, generando un clima placentero en este lugar tan importante como es el sitio en el que descansamos. Te sorprenderás al levantarte al día siguiente, sintiendo bienestar y comprobando que has podido lograr un descanso sano y más relajado.    Como te comentaba, hay innumerable cantidad de variantes en cuanto a las esencias, como la de limón, que ayuda a expulsar sensaciones de amargura; la de naranja, para hallar el equilibro emocional que necesitas; la esencia de magnolia, que te brindará relax, serenidad; de fresa, para re-activar tu vida y la de tu pareja; o bien la esencia de vainilla, que relajará tu cabeza, dejando de lado pensamientos angustiosos. Como puedes ver, se trata de pequeños detalles, de una sencilla acción, la alternativa de utilizar algunas de estas esencias que te ayudan a llevar una vida más armónica.  De modo que te invito a que lo intentes. ¡Anímate y luego me cuentas cómo te has sentido! ¡Suerte! y cualquier inquietud puedes consultarme.   
06.11.2015
Amparo
Ningún comentario
                                                         Mueve tu cuerpo y tu energía En un mundo donde las tensiones y preocupaciones de la vida cotidiana suelen estar presentes, debemos aprender a generar formas para cuidarnos y continuar nuestras vidas de la manera más saludable posible. Y una de estas tantas formas es sin duda la de realizar ejercicios, movernos, darle sosiego y energías sanas a nuestro cuerpo.  Puede que ya tu realices ejercicios en algún sitio, enhorabuena. Como complemento, puedo sugerirte dos ejercicios, muy sencillos de llevar a cabo.  El primero: busca un punto de la casa cómodo, y, en posición de pie, da pequeños saltos durante un minuto. Hazlo despacio, sin brusquedad, apoyando la planta de tus pies y sintiendo tu cuerpo. Realízalo durante veinte días, en el horario que te sea más cómodo.   Y el segundo: atrévete y lanza patadas y puñetazos al aire durante un minuto; puedes acompañar esto con música y/o verbalizando todo lo que te genera malestar. Te recomiendo que también sean veinte los días que realices esta alternativa.    Vamos, anímate y prueba a mejorar tu energía con estos ejercicios sencillos. ¡Luego me cuentas cómo te ha ido! 
29.10.2015
Amparo
Ningún comentario
La continuidad de la vida Uno de los episodios más dolorosos por el que todo ser humano debe atravesar es, seguramente, la muerte de un ser querido, sobre todo la muerte de un hijo. Igualmente, la partida de un hermano, de nuestros padres, de un esposo..., aquellos seres que amamos profundamente, de manera incondicional.   Aun teniendo muy clara la certidumbre de que la vida de todos ellos continúa en otras vidas, frente a un dolor tan genuino es comprensible sentir que no se tiene consuelo...  Es el paso del tiempo - el que sea necesario - el que nos ayudará a realizar el duelo ante la perdida del ser amado, para que ese dolor sane y nos re-sitúe en una nueva situación. Insisto en recordarte que para muchas personas incluso es necesario que transcurran varias vidas para poder tolerar el peso de la pérdida.   Por ello es importante que realicemos un proceso de compresión más clara sobre esta cuestión, desde pequeños, a fin de poder re-interpretar de manera más natural el fin de una vida, tener presente que nuestros seres queridos no van a estar por siempre con nosotros. Y que parten también, claro, para entrar en nuevas vidas... Debemos tener presente que la vida y la muerte están en una misma línea, que este hecho tan fuerte es parte de la cotidianidad desde el comienzo mismo de la historia. Y aquellas personas que no pueden reponerse por la perdida del ser amado, que, pese al paso del tiempo no consiguen tener paz, deben buscar la ayuda pertinente, de profesionales, de aquellos amigos entrañables con los que contamos. Haz el duelo el tiempo que para ti sea necesario, para esto no hay fórmulas establecidas.  Lo importante es no aislarte, no quedarte solo, buscar la ayuda necesaria - tanto profesional como de la gente que nos quiere bien -, permitirnos estar tristes e intentar salir con la mayor fortaleza posible del momento, para retomar la búsqueda de nuevas ilusiones. 
24.10.2015
Amparo
Ningún comentario
Centrarse en la propia vida Qué importante es desarrollarnos, centrarnos en nuestros propios deseos, nuestros propios proyectos, en aquellas cosas que sentimos que realmente nos enriquecen como seres humanos... Por momentos, nos resulta demasiado complejo ubicarnos en ese lugar, en ese punto de crecimiento, bien por nuestro estado emocional, bien por el mundo exterior que nos rodea y nos distrae, cargándonos con su realidad que, inevitablemente, de una u otra forma nos roza.  Sin darnos cuenta, casi imperceptiblemente, ese mundo interno y externo, con sus "ruidos" y urgencias, nos imposibilita centrarnos en nuestras verdaderas prioridades. A fin de enfrentar esta realidad - que a todos nos atraviesa - te recomiendo que anotes en un cuaderno cuáles son las cosas que a ti te gustaría hacer para tu bienestar y con el objetivo de mejorar en distintos aspectos de tu vida. Es importante que anotes, especificando de manera clara, las tareas que te gustaría desarrollar a nivel profesional y físico, así como en el aspecto emocional. Ponte objetivos diarios, aquellos que realmente sepas que estás en condiciones objetivas de llevar a cabo, y plantea tus proyectos a mediano plazo, con pautas organizativas que te ayudarán a poner en práctica estas necesidades de forma sistemática.   Por ejemplo, a nivel profesional, buscar un curso de estudios que te brinde mayor formación académica; a nivel físico, comenzando a realizar alguna actividad que sea de tu agrado en un centro deportivo; a nivel emocional, si sientes que te encuentras en una situación delicada y no estás bien de ánimo, busca la ayuda que consideres con un profesional o bien busca estar cerca de tu grupo de amigos, personas cercanas y de templanza positiva, a fin de encontrar claves y continuar en el camino de tu desarrollo. No dejes que el afuera te saque de tu centro, o sea, de tu propia vida, tus necesidades y tu búsqueda personal.  Inténtalo, y luego me cuentas. ¡Animo!
09.10.2015
Amparo
Ningún comentario
Buscando pareja Cada día que transcurre de nuestra vida actual, estamos inmersos en diferentes temáticas de nuestra cotidianidad, y cada uno de esos temas son lecciones que vamos aprendiendo sucesivamente a través de las propias vivencias.  Entre ese cúmulo de cuestiones, hay uno que suele ser recurrente para muchísimas personas: tener pareja. Alcanzar este logro - tan primordial - será producto de la acumulación de experiencias y lecciones que hemos atravesado y sabido comprender a lo largo del tiempo. Desde ya, podremos alcanzar más o menos un conocimiento interno de cómo buscar nuestra pareja, si antes que nada alcanzamos a ver con claridad qué tipo de vínculo estamos necesitando. No alcanza con decirnos "quiero tener una pareja", no. El saberlo, es un primer paso, pero debemos ser conscientes que dicha búsqueda es parte de un aprendizaje individual, único, y que la misma debe tener relación con las necesidades y las características de cada uno de nosotros.  Es decir: hay personas que no desean comprometerse, otras que quieren experimentar un tipo de relación únicamente limitado a un aspecto sexual, otras que no pueden imaginar un vínculo que no desemboque en un compromiso matrimonial... Asimismo, hay quienes necesitan relaciones con cierto grado de compromiso, pero viviendo de manera separada, cada cual en su casa, así como también, vemos mujeres u hombres que necesitan mantener relaciones abiertas, que les brinde libertad para estar con otras personas en un mismo tiempo. Como podemos observar, las alternativas y necesidades puntuales de cada individuo son múltiples.  Todas ellas son lícitas, pues debemos comprender que ningún sujeto es igual a otro, y cada uno de ellos atraviesa "su" momento, su instancia de aprendizaje y de búsqueda, que debe ser respetado, aun en los casos en el que no haya coincidencia en la manera de "estar en pareja". Por supuesto, la honestidad en todas esta variantes es fundamental, honestidad del otro y de uno mismo.  Es por estas y otras razones que es tan importante que, cuando encaras esta búsqueda, la dirijas hacia alguien que justamente esté en la búsqueda de un mismo objetivo, que ambos se sientan en la misma sintonía. Esto es fundamental, ya que es frecuente escuchar situaciones en el que dos personas deciden formar una pareja y, al poco tiempo, salen a la luz las diferencias de intereses que ambos pretenden. Por ello te recomiendo que reflexiones a fondo sobre las características de la persona que necesitas para sentirte bien, para volver tu vida más feliz en el momento actual.  Y algo muy importante que deseo transmitirte: debes tener claro que - si al iniciar una relación - observas que tienes dificultades, esto no necesariamente debes interpretarlo como algo negativo, sino que más bien puede ser la señal más nítida de que, por fin, estás aprendiendo la lección. Para decirlo con otras palabras: es posible que hayas tenido pocas vivencias en esto de encontrar nuevos vínculos en tus vidas anteriores. Ten muy presente este punto, para no compararte con personas que sí han trabajado mucho las relaciones de pareja y observas que les va muy bien en este aspecto de sus vidas.  El tema de la pareja es un aprendizaje que vamos haciendo en diferentes vidas, una tarea evolutiva, de crecimiento personal; por ello es importante no agobiarnos si comprobamos que estamos en un principio de este aprendizaje. Debemos comprender que - como en otras cuestiones de la vida – nuestro recorrido es un paso a paso, una constante construcción de seguridad y autoestima. Para amar a los demás hay que tener presente que primero tenemos que amarnos a nosotros mismos, de allí la idea de que el formar una pareja es parte de un camino evolutivo. Importante es tener siempre presente que el territorio de los afectos, del amor, es esencial, pues en momentos específicos de la vida tener esta parte cubierta es imprescindible. Es a través de nuestra capacidad de armar relaciones que podemos comprender la importancia de compartir, dar, saber pedir, respetar al otro y, en fin, conocer un poco más sobre nuestra propia esencia. ¿Deseas formar realmente una pareja?  Estoy segura que tienes la capacidad de lograrlo.
01.10.2015
Amparo
Ningún comentario
ORGANIZANDO EL TIEMPO Es frecuente escuchar entre la gente que nos rodea - en forma de queja o de simple comentario - esa sensación de falta de tiempo para hacer todo lo que quisiéramos.  Es un problema de estos tiempos, vertiginosos. Por ello, es importante que aprendamos a administrar nuestro día a día, siendo conscientes de que la disponibilidad de nuestro tiempo está directamente relacionado al tipo de vida que tenemos, es decir: a nuestros horarios de trabajo, a nuestras prioridades si tenemos pareja, hijos, etcétera, haciéndonos cargo de la vida que hemos elegido armar o que nos ha tocado caminar.  Es muy claro que la disponibilidad y organización de los tiempos de una persona con pareja e hijos es muy diferente de otra que vive sola o bien con amigos. Aprender a aceptar los límites y la vida que se tiene - en un sentido amplio del término - es fundamental para que, en esa organización, no pretender llegar a un sitio imposible.  Esto debemos tenerlo muy claro, a la hora de proponernos optimizar de manera positiva y creativa las horas del día, haciéndolo con realismo y responsabilidad. En el caso de las parejas con niños, debemos tener claro sus horarios de colegio, tareas y progresos en la escuela, su estabilidad emocional, entremezclando estas responsabilidades con nuestro propio trabajo e incluso nuestros propios estudios, el vínculo afectivo con nuestra pareja, padres y hermanos...  La organización de nuestro tiempo es lo que nos permitirá aprender a administrar aquel que nos queda para relacionarnos con nuestros amigos, así como para ocuparnos de llevar una vida sana, realizando en lo posible alguna actividad recreativa, algún ejercicio.  Nuestro cuerpo es nuestra casa. Por ello te recomiendo que, tengas la vida y la actividad que tengas, te des un espacio de tiempo para ti, para el cuidado de tu cuerpo, porque sin él, difícilmente puedas ocuparte del resto. Tu salud es clave, o, mejor dicho, prioritaria, por eso cuídala, al menos con "pequeñas" acciones si es posible diarias, como salir a caminar 15 o 20 minutos. Otra recomendación es que te hagas una lista diaria, en la que en cada día anotes las actividades que desees realizar, siendo sensato y, sobre todo, comprendiendo muy bien que el tiempo no es infinito sino limitado, por lo que no debes anotar en esta lista aquellas cosas que, percibes de antemano, serán imposibles de cumplir.  Esta "agenda" privada de actividades debe contar con esas cosas que sabemos que estamos en condiciones de llevar a cabo. Agregar en la lista cosas que sentimos como imposibles de realizar, puede hacernos sentir cierta sensación de frustración, y justamente lo que buscamos es todo lo contrario.  Y en cuanto a las otras actividades, que no están en la lista diaria, ten otra lista, teniendo muy claro que debemos ir paso a paso reorganizando lo que tenemos pendiente, e ir pasando las actividades a las tareas del día. Por supuesto, la urgencia o la prioridad de lo que está pendiente, lo manejas según tu criterio.  El ir cumpliendo tus objetivos, te ayudará a sentirte con satisfacción interna.  ¡Comienza  hoy, anímate y luego me cuentas! 
24.09.2015
Amparo
Ningún comentario
La partida Aunque sea una cuestión dolorosa, todos de algún modo sabemos que nuestros seres amados en algún momento partirán e, interpretamos a esta situación, como un episodio irremediable de la vida misma.  En tal sentido, debemos estar preparados para este suceso, teniendo en cuenta que la vida del ser que parte continuará existiendo en otro espacio, creciendo y evolucionando.  Aun teniendo clara esta situación, resulta totalmente comprensible que sintamos una tristeza profunda por saber que ya no tendremos a ese ser querido cerca de nosotros, aunque siempre debamos ser conscientes de que partirán a un sitio más calmo, de claridad, serenidad, sosiego.  No te olvides nunca que ellos no mueren, que continúan vivos, y van a proseguir su vida en otro espacio, con otras circunstancias, en esa rueda de la reencarnación que les permite avanzar en su recorrido hacia una evolución permanente.